18 noviembre 2014

Francia declara la guerra a Equivalenza

El pasado 5 de noviembre, Francia declaraba oficialmente la guerra a la perfumería de equivalencia después de que la Gendarmería precintase 28 de las 40 tiendas que la cadena española Equivalenza tiene en el país galo. 

Fuentes del sector prevén la próxima reapertura de varios de estos establecimientos sólo con autorización para vender velas, ambientadores u otros productos complementarios, no perfumes. 

Al mismo tiempo, la investigación determinará si se ha cometido el delito contra la propiedad industrial del que se acusa a Equivalenza, al utilizar tablas de concordancia o de equivalencia para vender sus perfumes, dado que han requisado ordenadores, materiales de venta y stocks.

Y mientras que Febea, la federación francesa de empresas de belleza, acaba de iniciar su cruzada particular, en España no se ha actuado por la vía policial, pero sí por la judicial. Desde Stanpa, la patronal de perfumería y cosmética, reiteran que el aprovechamiento indebido de la reputación de otro es "parasitismo" y "competencia desleal". 

Su directora general, Val Díez, remite a la sentencia del Tribunal de Marca Comunitaria de Alicante, que condenó a Equivalenza a indemnizar a Puig por infracción de marca y competencia desleal. El fallo, que tiene alcance en toda la Unión Europea, ha prohibido a la enseña con sede en Zaragoza utilizar marcas renombradas para vender sus perfumes. 

"Se ha dicho que el asunto se cerró con un acuerdo, pero lo cierto es que la sentencia claramente condenó a la enseña a la cesación de las conductas", explica Díez.

La equivalencia, inspirada en la perfumería de marca blanca, no es nueva. Sí ha ayudado bastante la crisis del consumo y el hundimiento de la renta disponible, así como el auge de una cultura del emprendimiento –por obligación o por vocación– que se inicia con una franquicia, que permite un crecimiento rápido debido a que la inversión la realiza un tercero y no la propia compañía. 

No es Equivalenza la única marca de un negocio polémico, donde se han hecho hueco entre otros la búlgara Refan –socia de Equivalenza hasta 2012–, la Botica de los Perfumes, Yodeyma o Natuaromatic; aunque sí es la que ha logrado un tamaño más notable en menos tiempo: 500 tiendas y 32 millones de euros de facturación en 2013. 

"Se ha querido presentar este modelo de negocio como una falsa democratización de un sector que ya tiene productos de todos los precios y en miles de puntos de venta hace mucho", critica Val Díez.


A falta de lo que los tribunales galos decidan sobre Equivalenza, la referencia a la marca ajena "está tan prohibida en España como en Francia", sostienen en Stanpa.

"Desconocemos cuál será la reacción del mercado, pero lo esperable es que el cumplimiento de la ley se exija a todos los que operan de igual forma y en todos los niveles", concluyen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario