10 octubre 2014

Mueren dos surfistas en Zarautz

Para un municipio con tanta tradición surfera y que es cuna de algunas figuras de este deporte a nivel mundial la muerte de dos personas mientras disfrutaban sobre la tabla constituye un "palo muy gordo" que ha conmocionado a sus habitantes. 

Zarautz se tiñó ayer de luto después de que dos hermanos de Pamplona de 44 y 46 años fallecieran, al parecer ahogados, tras sufrir problemas cuando se encontraban en el agua a consecuencia del fuerte oleaje.

Los dos fallecidos, supuestamente inexpertos en la práctica del surf, fueron llevados a la orilla inconscientes por otros surfistas al percatarse de que estaban en problemas y no podían salir del agua, si bien los servicios sanitarios desplazados a la zona no pudieron reanimarles.

La identificación de los fallecidos se prolongó varias horas ya que no eran conocidos en Zarautz y no portaban documentación. Fue la propia familia de las víctimas quien facilitó la tarea tras ponerse en contacto con la Policía vasca e identificar posteriormente los cuerpos en el Instituto Anatómico Forense de San Sebastián, a donde fueron trasladados para la realización de la autopsia.

El escenario del trágico suceso era "el peor posible" para personas que no fuera expertas en la práctica del surf, según coincidieron en señalar a este periódico surfistas que se encontraban en el agua en el momento del suceso, sobre las 11.00 horas. La existencia de grandes olas y fuerte marejada hacía "inadecuada" esta práctica para personas sin un determinado nivel.

"Había olas muy grandes y parecía que no tenían nivel suficiente para hacer frente a las olas", indicaron los responsables de una escuela de surf que acudió a socorrer a las víctimas. 

Dos de sus monitores salieron en su auxilio al percatarse de que se encontraban en problemas y no podían salir del agua. Con la ayuda de surfistas que participaban en una competición en una zona próxima les llevaron a la orilla de la playa en estado inconsciente. "Estaban casi muertos cuando les sacaron del agua", relataron los testigos.

El primero de los monitores que entró al agua a socorrer a los fallecidos relató a Euskadi Irratia que los hermanos se encontraban boca abajo cuando llegó a su altura. Uno de ellos tenía la tabla y otro no. Junto a un compañero de la escuela lograron sacar al primero de ellos y posteriormente se unieron cuatro surfistas para llevar a la arena al segundo.

La Ertzaintza investiga las circunstancias que derivaron en este trágico suceso, si bien, al parecer a una de las víctimas se le soltó el invento, que es la cuerda que sujeta al surfista a la tabla, y perdió el contacto con ella. Al ver que éste se encontraba en problemas, su hermano acudió en su ayuda, si bien los dos se habrían visto arrastrados por la corriente.

Los surfistas consultados por este periódico coinciden en que "si el invento está bien atado no tiene por qué romperse o soltarse". Por ello, se especula con que el enganche no presentara las condiciones adecuadas o que uno de los fallecidos lo soltara. Desde la Federación Vasca de Surf afirmaron que es posible que al verse en problemas por la fuerte corriente él mismo se soltara el invento al tratarse de principiantes.


El pronóstico del estado de la mar para ayer era de marejada con previsión de mar de fondo del noroeste con olas de hasta dos metros. "Para aprender, hoy no era el día", aseveró Lander Sánchez, un joven de Muskiz que se trasladó a Zarautz para participar en la competición de surf. "Si te lleva la corriente es complicado salir si eres principiante", aseveró. 

El monitor de surf Roberto Manganelli coincidía con este diagnóstico. "Si no se tenía conocimiento era un día complicado porque no se daban las condiciones adecuadas. Es algo atípico meterse a la mar en estas condiciones si eres inexperto", señaló. 

Al margen de la competición, pocos surfistas se echaron ayer al agua en una mañana que amaneció lluviosa y que con el paso de las horas dio paso a los claros. El trágico suceso se produjo sin que hubiera socorristas ni banderas que alertaran del mal estado de la mar al haber acabado ya la temporada de playas. 

Finalizado este periodo, los surfistas aseguran que "no es recomendable echarse al agua para aprender" por las condiciones de la mar. La Ertzaintza mantuvo acordonada la zona del malecón en la que se produjo el suceso, a la altura del edificio Euromar, hasta que minutos antes de las 14.00 horas se procedió al levantamiento de los cadáveres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario