16 agosto 2017

El banquero de moda

Francisco Peir√≥ va a contar con el raro privilegio de ser uno de los poqu√≠simos banqueros espa√Īoles que ingresa en la c√°rcel como te√≥rico responsable de una suspensi√≥n de pagos bancaria, y no ser√° porque no ha habido esc√°ndalos bancarios en esta tierra de pan llevar, que si de algo puede presumir nuestro sistema financiero en las √ļltimas d√©cadas es de sacamantecas metidos a banqueros, dispuestos entre todos a pasarle al erario p√ļblico sus buenos 2 billones de euros en minutas. Pero s√≥lo dos antes que √©l, en a√Īos lejanos y sin ning√ļn relieve, han ido a dar con sus ilustres huesos a la c√°rcel. Todos los dem√°s siguen bebiendo Don Perignom, la mayor√≠a sigue visitando el casino de Montecarlo, muchos se pueden pagar vacaciones en el Indico y algunos hasta tienen «penthouse» en Manhattan. Todos menos Francisco Peir√≥. No parec√≠a Francisco Peir√≥ uno de esos hispanos que en raz√≥n de linaje parecen destinados a sentar un d√≠a sus posaderas en el consejo de administraci√≥n de un gran banco. El curriculum de este valenciano de 48 a√Īos es m√°s bien modesto. B√°sicamente autodidacta, a los 18 a√Īos este valenciano que sigue conservando un pelo negro sin m√°cula de canas empez√≥ a trabajar en una sucursal del Banco Exterior de Espa√Īa en la Costa Brava, de donde dio el salto con el banco p√ļblico a Londres.

Convertido ya en un apreciable experto en tesorer√≠a de divisas y mercado monetario, Peir√≥ fich√≥ por el Bank of America, para el que trabaj√≥ en la lejana Singapur. De donde se colige que es Peir√≥ individuo viajado, de buen ingl√©s, no ciertamente dicharachero sino m√°s bien apocado y t√≠mido, callado, con dificultades para la relaci√≥n inmediata, aunque con capacidad de convencimiento y car√°cter suficiente para caer bien a la gente a la salida del «coctail». Tras la vuelta de Singapur, Francisco Peir√≥ mont√≥ en Madrid una academia de idiomas. Ense√Īar a hablar ingl√©s a los espa√Īoles se revel√≥ misi√≥n imposible, de modo que el valenciano, haciendo valer de nuevo sus conocimientos del mercado de divisas, fich√≥ por un «broker» del interbancario llamado Guy Butler, convertido despu√©s en una sociedad mediadora del mercado del dinero denominada Gesti√≥n Bancaria Internacional. Trabaj√≥ despu√©s en Finvest Espa√Īola, y al cierre de este negocio Juan Llad√≥ le dio cobijo en la firma Finconsul como asesor en divisas. 

Francisco Peir√≥ segu√≠a siendo un ejecutivo de un apreciable nivel cultural, aunque sin demasiada suerte en el terreno profesional. Hasta que lleg√≥ su oportunidad en Eurocapital, la que ser√≠a fecunda matrona del Banco Europeo de Finanzas. Quienes le conocen aseguran que la aventura del BEF cambi√≥ por completo el car√°cter de este hombre, hasta convertirle en un trepador dispuesto a participar en las subterr√°neas conspiraciones a que obliga el mundo del gran dinero. Aquel car√°cter amable se convirti√≥ en agresivo, y los que le rodeaban supieron de pronto que Francisco Pier√≥ era un personaje importante en el PSOE, o al menos eso √©l dec√≠a, con casa en Pez Volador, como Felipe Gonz√°lez, dispuesto a tirar de tel√©fono, o eso aduc√≠a, y llamar «arriba» para parar los pies a un Carlos Croissier que desde la CNMV no paraba de importunar a los directivos del BEF a cuenta del asunto Repsol. Pero Peir√≥ no es «guerrista» y dicen en Ferraz que nadie le conoce por aquellos pagos. Su agarradera es C√©sar Ram√≠rez, un discreto peso pesado ligado al ala «biuti» del Gobierno, espiritualmente emparentado con Mariano Rubio y en menor medida con Carlos Solchaga.

Fundamental en su cambio de vida parece haber sido la aparici√≥n en la escena del BEF del constructor Longinos S√°nchez, el mayor accionista individual del BEF. Con Longinos de «back up», Peir√≥ se transform√≥ del eficaz asesor de segunda l√≠nea que fue siempre en duro candidato a la presidencia del BEF, en arduo aspirante a banquero. La conjura del verano del 90 le llev√≥ por fin a la presidencia del Banco Europeo de Finanzas, tras desalojar al pusil√°nime Alvaro Garc√≠a Lomas, en una loca carrera que ha concluido en Carabanchel.

15 agosto 2017

Escandalosas recomendaciones

EL original del certificado de fabricaci√≥n de la m√°quina actualmente en explotaci√≥n. Transcurrido dicho plazo, se archivar√°n sin m√°s tr√°mites todos aquellos expedientes en los que no consten los originales». El 9 de julio de 1987, Jos√© Joaqu√≠n Portuondo, mediante otra circular, dej√≥ sin efecto la de noviembre del a√Īo anterior y comunic√≥ la nueva documentaci√≥n exigible en las m√°quinas, que deber√≠a ser «necesariamente a partir del 20 de junio y en lugar visible la siguiente: permiso de explotaci√≥n, placa de identidad y justificante del pago de la tasa fiscal, sin que esta documentaci√≥n pueda ser suplida por ninguna otra». En 1985, despu√©s de la publicaci√≥n del Decreto 214/85, las empresas operadoras de m√°quinas «B», realizaron solicitudes de permisos de explotaci√≥n en la Direcci√≥n de Juego. Algunas empresas operadoras estaban ya registradas, por lo que no pasaron por el tr√°mite obligado de inscripci√≥n. No obstante, otras empresas s√≠ tuvieron que realizarlo, y qued√≥ constancia de la documentaci√≥n que presentaron en la Direcci√≥n de Juego.

Para este tr√°mite se concedi√≥ el citado plazo de tres meses que caducaba el 19 de octubre, pero el mismo fue ampliado por una Orden (texto legal de menor rango) de Luis Mar√≠a Retolaza en un mes, hasta el 19 de noviembre. En 1986, la Direcci√≥n de Juego, despu√©s presumiblemente de comprobar la documentaci√≥n exigida, procedi√≥ a expender a las asociaciones de «maquineros» justificantes de solicitud de permisos de explotaci√≥n, los cuales eran visados con sellos de las diferentes Brigadas de Juego de cada una de las tres provincias vascas. Seg√ļn fuentes de la Ertzantza, para estos casos se empleaba un sell√≥ com√ļn en los tres territorios, lo que demuestra que los sellos empleados no eran los adecuados. Seg√ļn las fuentes judiciales vascas consultadas por , no se ha cumplido el Decreto de 2 de julio de 1985, «y no se ha respetado el principio de jerarqu√≠a jur√≠dica, ya que una Orden posterior ampli√≥ un plazo establecido por un Decreto. Del mismo modo, la circular de octubre de 1986 dej√≥ sin efecto tanto el Decreto como la Orden, al se√Īalar que se admit√≠a documentaci√≥n de las tasas de 1984 y 1985 hasta el 16 de noviembre de 1986, un a√Īo despu√©s de haberse terminado el plazo establecido». Entre noviembre de 1986 y febrero de 1987, aparecieron en el Pa√≠s Vasco tasas de m√°quinas tragaperras tipo «B» falsificadas o paralelas, las cuales serv√≠an para la presentaci√≥n de documentaci√≥n en la Direcci√≥n de Juego, que permit√≠a seguidamente la concesi√≥n de los permisos de explotaci√≥n provisionales. El objeto de las normas legales citadas anteriormente era el control y reducci√≥n del parque de m√°quinas tragaperras tipo «B», pero la realidad de los acontecimientos demuestra que la evoluci√≥n del parque no s√≥lo no se ha reducido, sino que ha aumentado notablemente. As√≠, en Alava, el parque de m√°quinas tipo «B» ha seguido la siguiente evoluci√≥n:1984....1.787 m√°quinas. 1985....1.948 m√°quinas. 1986....2.017 m√°quinas. 1987....2.008 m√°quinas. 1988....2.110 m√°quinas. 1989....2.225 m√°quinas. Los datos correspondientes a Guipuzcoa son tambi√©n elocuentes respecto a su concordancia con el esp√≠ritu del Decreto: 1984....4.075 m√°quinas. 1985....4.075 m√°quinas. 1986....4.350 m√°quinas. 1987....4.500 m√°quinas. 1988....4.670 m√°quinas. 1989....4.780 m√°quinas. En lo que se refiere a la provincia de Vizcaya, los n√ļmeros se han disparado notablemente. Pese a que no se conoce oficialmente el n√ļmero de m√°quinas existente,  ha tenido acceso a diversos documentos internos de la Ertzantza, seg√ļn los cuales, en 1984 hab√≠a en Vizcaya 5.500 m√°quinas tipo «B», y en la actualidad son cerca de 11.000, cuando s√≥lo se han pagado oficialmente las tasas de unos 6.000. De todos estos datos se concluye que el n√ļmero de permisos de explotaci√≥n provisionales de esta clase de m√°quinas se ha elevado ilegalmente, sin que el Gobierno Vasco, que ten√≠a conocimiento de lo que ocurr√≠a a trav√©s de miembros de la Ertzantza, hiciera nada por evitarlo. Todas estas peticiones fueron almacenadas en la Direcci√≥n de Juego durante un a√Īo, per√≠odo en el cual los operadores explotaron las m√°quinas con unas tarjetas de color blanco que exped√≠a la Asociaci√≥n de Empresarios de M√°quinas de Vizcaya, y que eran selladas por las correspondientes Brigadas de Juego de cada provincia de modo irregular, como se ha explicado anteriormente. Durante 1987, la Direcci√≥n de Juego confeccion√≥ unos cajetines (permisos para adosar a las m√°quinas), que Jos√© Joaqu√≠n Portuondo, director general de Juego, dej√≥ de firmar en el mes de marzo, paralizando el proceso de entrega. La explicaci√≥n oficial fue que se estaba elaborando un nuevo formato diferente que recog√≠a el canje de m√°quinas.

En agosto de 1988 comenzaron a entregarse los permisos nuevos, que tardaron en salir tres a√Īos. En este per√≠odo, la Administraci√≥n Vasca no permiti√≥ la entrada en la Comunidad Aut√≥noma de m√°quinas con gu√≠a de circulaci√≥n procedentes de otras comunidades, y formalmente no se han registrado nuevas solicitudes de m√°quinas ni de inscripci√≥n de empresas operadoras. Como consecuencia de lo anterior, se ha creado un mercado negro de compra y venta de permisos. La empresa Atotxa, dedicada a la explotaci√≥n de m√°quinas y con sede en Guipuzcoa, vendi√≥ a la compa√Ī√≠a Euskomak 100 m√°quinas tipo «B», con sus correspondientes tasas. Estas 100 m√°quinas supon√≠an el total de las que dispon√≠a Atotxa. Pese a ello, esta compa√Ī√≠a continu√≥ operando con 100 permisos de explotaci√≥n, de los cuales no pod√≠a disponer licitamente. Con motivo de la destrucci√≥n de 100 m√°quinas solicitada por Pedro Alberto Jim√©nez en nombre de la empresa Euskomak (con n√ļmero de CIF A20081493) a la Ertzantza de Guipuzcoa el d√≠a 13 de febrero de 1987, el ertzaina que instruy√≥ el expediente detect√≥ dos irregularidades: todas las m√°quinas se presentaron con un permiso de explotaci√≥n, del que s√≥lo pod√≠an disponer una vez efectuada la destrucci√≥n. las 100 m√°quinas, que supon√≠an la totalidad del parque de Euskomak, ten√≠an sin pagar las tasas del ejercicio de 1986, al constar en el acta de destrucci√≥n que estaban dadas de baja dicho a√Īo, de lo cual se deduce que estas m√°quinas no trabajaron durante ese ejercicio. Esto resulta dif√≠cil de creer si se tiene en cuenta que se trataba de la totalidad de las m√°quinas de esa empresa.

El ertzaina inform√≥ a sus superiores de las irregularidades detectadas, pero las m√°quinas fueron destruidas por √≥rden de Jos√© Joaqu√≠n Portuondo, director de Juego de la Ertzantza, pese al informe contrario del instructor, a que faltaban algunas fichas de identidad y a que la documentaci√≥n se entreg√≥ en fotocopias, no en originales. La empresa Euskomak solicit√≥ los permisos de explotaci√≥n para sus 100 m√°quinas el 5 de febrero de 1987, y ese mismo d√≠a obtuvo los mismos, sin que existiera tiempo material para haber estudiado la documentaci√≥n presentada. Por otra parte, Indutek S.A., empresa constituida en 1986 en Guipuzcoa, se dedic√≥ a, con tasas procedentes de m√°quinas instaladas en salones recreativos, en su mayor√≠a ilegales, otorgar permisos que hab√≠an alcanzado un valor aproximado de 1.000.000 de pesetas. Seg√ļn las fuentes de la Ertzantza consultadas por , el director de Juego, Jos√© Joaqu√≠n Portuondo, ten√≠a conocimiento de estos hechos, e incluso lo hab√≠a comentado en alguna ocasi√≥n con Jos√© Mar√≠a Otero Fari√Īas, presidente de la Asociaci√≥n de Empesarios de M√°quinas de Vizcaya, con el que mantiene una estrecha relaci√≥n de amistad. Ambos han sido vistos juntos tanto en Algorta (Vizcaya), como en la localidad andaluza de Chiclana, en donde tambi√©n pasa largas temporadas el principal accionista de Iontxa, una de las empresas beneficiadas en este «affaire». Todos ellos mantienen relaciones con Jos√© Mari Zald√ļa, esposo de una secretaria de Retolaza llamada Garbi√Īe. Indutek S.A., pretend√≠a explotar las m√°quinas directamente, pero no fue posible al carecer de medios para introducirse en los bares. Por ello, la Direcci√≥n de Juego entreg√≥ a EBILSA S.A., empresa con sede en Bilbao, m√°s permisos de los solicitados, y a trav√©s de EBILSA se instalaron m√°quinas en diversos bares. En EBILSA trabajaba una hija de Genaro Garc√≠a de Andoain Seg√ļn las fuentes consultadas por , F√©lix Ilarramendi (conocido como «Manolo» en  de las tragaperras) responsable de finanzas del PNV, hab√≠a sido informado tambi√©n de la existencia de este mercado negro.

La Consejer√≠a de Interior del Gobierno Vasco la encabeza actualmente Juan Lasa, quien sustituy√≥ a Luis Mar√≠a Retolaza, forzado a abandonar el cargo por el esc√°ndalo de las recomendaciones y arbitrariedades cometidas por el PNV en la selecci√≥n de los aspirantes a ingresar en la Ertzantza. Pese a su salida, pactada por el PNV y el PSOE, Retolaza mantiene el control de la Polic√≠a Aut√≥noma a trav√©s de hombres que le son fieles desde puestos clave de. Adem√°s del esc√°ndalo de la selecci√≥n de aspirantes a ertzainas y este que hoy denuncia , la Consejer√≠a de Interior se ha visto mezclada en otros asuntos turbios, como las escuchas telef√≥nicas ilegales al ex lehendakari Carlos Garaicoechea, el acceso del PNV a informaci√≥n confidencial de Interior y las investigaciones efectuadas por la Ertzantza sobre el denominado «caso GAL». El Gobierno Vasco no aport√≥ al juez todos los datos que ten√≠a. Jos√© Joaqu√≠n Portuondo, director de Juego, fue letrado de Presidencia y Justicia y accedi√≥ a su puesto actual gracias a la recomendaci√≥n de Peio Caballero, actual vicesecretario de Planificaci√≥n e √≠ntimo amigo de Retolaza.

03 julio 2017

CR7 en sus tiempos con Irina Sayk

Hace tiempo que a Ibiza ya solo se llega por naufragio. Es la √ļnica forma de alcanzar un lugar que ha dejado de ser un territorio para convertirse en una idea. La isla permite desplazarse entre lo visible y lo invisible. De la red social a la mansi√≥n custodiada por pinos. Ya no son personajes, son espejismos que se sirven de un escenario legendario e imprescindible para ampliar la cobertura de s√≠ mismos o disolverse en su nueva infraestructura dise√Īada para ignorarlos.

Tras el naufragio, el desconcierto. Giselle Bundchen lleg√≥ y se compr√≥ un vestido blanco en la primera tienda que vio abierta: "No s√©, pensaba que era una buena idea para estar acorde con la isla". Y eso porque a veces las celebrities no ven una roca, sino un inmenso photocall de 41 por 15 km de irrealidad. Una met√°fora al oeste del Mediterr√°neo de pechos descubiertos, flores, psicodelia y m√ļsica electr√≥nica con la que las individualidades m√°s significativas del √ļltimo medio siglo han construido una marca rocosa que todos quieren lucir en un tatuaje de sol.


"Es que aquí se puede ser feliz", dice Alessandra Ambrosio disuelta entre los residentes. Aquí la vida son unas eternas vacaciones de verano, y casi todos se lo acaban creyendo. Su secreto es una gran mentira. Mariah Carey no es una cantante, sino una chica de nuevo enamorada con los pies en el agua; Sienna Miller no es modelo, sino una madre de familia haciendo castillos de arena, y Robert de Niro solo es un tipo irrumpiendo en el puerto a bordo de un antiguo rompehielos.

Los famosos llevan lustros tirando unos de otros fruto de una epidemia de origen incierto, pero definida a la perfecci√≥n por Sandra Bullock: "Quiero ir a Ibiza, pero tampoco s√© muy bien por qu√©". Nunca lo hizo, pese a que la fiebre ya se hab√≠a instalado en EEUU y atra√≠do a Linsday Lohan, Zack Efron, Sean Penn, Michelle Rodriguez, Will Smith y Kate Hudson, que compart√≠an estampas de ba√Īador mojado con Bruce Springsteen, Beyonc√©, Paulina Rubio o Madonna.

El h√°bitat de todos ellos son las 12 millas que separan Ibiza y Formentera, el pantal√°n de palacios flotantes m√°s saturado del Mediterr√°neo; las aguas transparentes de Ses Salines y Cala Conta; los restaurantes espect√°culo de La Marina y el Paseo Mar√≠timo; y los grandes templos de la m√ļsica electr√≥nica, donde el hooligan ha dejado paso al clubber de lujo, que disfruta del espect√°culo entre botellas de vodka de 50.000 euros y bandejas de sushi.

As√≠ se sobrepuso Leonardo DiCaprio de su ruptura con Bar Rafaeli. A golpe de noches de fiesta, y la almohada m√°s cara de la isla: 10.000 euros la noche en la suite Top of The World del Ushua√Įa Tower. Y cuando se cans√≥ de Ibiza regres√≥ a Ibiza, a una distinta, y empez√≥ a traerse novias y a flotar sobre las aguas con el flyboard que le prest√≥ el millonario ruso Vladimir Doronin mientras jugueteaba con Naomi Campbell en cubierta.

Un parque tem√°tico dise√Īado para el escondite √≠ntimo y el foco del mundo; lo r√ļstico y el lujo obsceno. "Te puedes esconder y salir para que te vean, arreglarte o ir informal, eso es lo que me gusta de la isla", reconoce la baronesa Thyssen. Una informalidad que contagi√≥ a Justin Bieber y Orlando Bloom, dispuestos a resolver sus diferencias por Miranda Kerr a insultos y empujones a la salida del restaurante de Giuseppe Cipriani. Porque a veces pasar inadvertido por overbooking de celebrities se hace insoportable para algunos.

Roberto Cavalli lleg√≥ de casualidad. Atra√≠do por un canto de sirena de que exist√≠an en Formentera "unas aguas m√°s limpias que las de Cerde√Īa". Y apost√≥ su yate al pie de la catedral de Ibiza junto al de Dol√ße & Gabbana, Armani y Valentino, estos d√≠as de la mano de la it girl Olivia Palermo.

Ibiza ha empezado a cultivar hasta su propio posado veraniego, uno doble y de Instagram, por obra de los m√≥viles de Naomi Campbell y Kate Moss. Su eterna presencia se hace imprescindible como anfitrionas de otras celebridades, algunas tan extra√Īas como Stallone, y otras un poco menos, como el rapero Kanye West o las hermanas Kasdashian, con quienes coincidieron el pasado verano para el cumplea√Īos del dise√Īador Ricardo Tiscci en una mansi√≥n de San Rafael.

Las fiestas privadas son otra de sus se√Īas de identidad, un paisaje rural al que se le implanta un entorno sofisticado, dise√Īo exclusivo de una reformada casa de campo y caterings importados a dos horas de avi√≥n. Las celebrities hablan de un entorno cercano. ¿Por qu√© ir al Caribe pudiendo ba√Īarse en el escenario donde se fotograf√≠an y graban las im√°genes de los anuncios del Caribe? Y as√≠ hacen tambi√©n marca Espa√Īa Bustamante y Paula Echevarr√≠a, Esther Ca√Īadas –siguiendo la estela de su ex Mark Vanderloo, residente en la isla–; Mar Flores, Malena Costa, Eugenia Silva y Rafa Nadal, al que la visita no le queda lejos de casa, y que tuvo que ver c√≥mo su gran rival Novak Djocovik llenaba de serbios la isla para celebrar una largu√≠sima despedida de soltero.

El f√ļtbol en Ibiza podr√≠a celebrar su propio Mundial. Fue sonada la visita de Messi, y la de Benzema pagando en efectivo su multa y la de sus amigos por hacer carreras de b√≥lidos en pleno centro de Ibiza; y el fin de semana de CR7 en sus tiempos con Irina Sayk en el islote de Tagomago. Una residencia en una roca que se alquila a 100.000 euros la semana, gestionada por el prometido de Norma Duval, Mathias Khun, que programaba su boda en este escenario para este mismo verano.

17 junio 2017

Bruce Jenner de héroe laureado a transexual

En los a√Īos 80, en la √©poca de su primer matrimonio, Bruce Jenner, el h√©roe laureado con ese toque inconfundiblemente masculino de vaquero fumador del anuncio de Marlboro, medalla de oro en decatl√≥n durante las Olimpiadas de 1976, bromeaba a√ļn acerca de viajar a Dinamarca y volver luego al hogar con sus cuatro ni√Īos, pero en modo la t√≠a Heather. Era una mentira piadosa que con el tiempo se ha convertido en una verdad conmovedoramente real. 


Tras un penoso proceso de cambio de g√©nero (incluidas hormonas para perder el vello corporal), una dolorosa electr√≥lisis que dur√≥ dos a√Īos para erradicar la barba, y despu√©s de acudir a la consulta del cirujano experto en feminizaci√≥n facial Douglas Ousterhout –10 horas de quir√≥fano, nada menos–, al cabo de otras dos rinoplastias, muchas dudas, miedo, fragilidad, ira, exposici√≥n medi√°tica abrasadora, culpabilidad y ostracismo social, dos divorcios y, para que nada faltase a esta historia americana moderna, una llamada entre asustada y conminativa del mism√≠simo The New York Times acerca de qu√© le estaba pasando al aspecto de este √≠dolo de masas de la cultura americana, Caitlyn, de 65 a√Īos, se mueve ante la c√°mara de Annie Leibovitz con elegancia y sobriedad. 

Es una sesi√≥n de fotos que se remonta a este mes de julio, que transcurre con naturalidad en su casa de Malib√ļ, un hogar silencioso, remoto y conectado al mismo tiempo. Annie lleva testificando sobre la sociedad contempor√°nea m√°s de cuatro d√©cadas, desde los Rolling Stones hasta Isabel de Inglaterra, y esta tercera reina no se le iba a escapar. 

No hubo morbo en la sesión que fue portada y top trending. Tampoco en esa otra foto de camerino más reciente en la que Cait viste como una dama acaudalada, con un cuerpo correctamente operado, sin ridiculeces y luciendo una estructura ósea de alguien habituado a cuidar su cuerpo. Cuidar su cuerpo se ha vuelto algo doloroso, física y mentalmente, pero asegura que es el precio que paga por llegar a ser quien quiere ser: una mujer. Fue un hombre con dos familias numerosas a las que quiso y mintió. "Bruce Jenner siempre estaba contando mentiras. En Caitlyn no hay mentiras". Cuando la curiosidad de la gente arrecia, esta mujer audaz, que no ha perdido el sentido del humor de Bruce, responde: "Nunca he estado con un hombre. Tengo cosas más importantes en las que pensar que en un orgasmo".

Dec√≠a Strindberg que la familia es el lugar en el que los ni√Īos aprenden a mentir. Caitlyn acudi√≥ el otro d√≠a por vez primera a un acto familiar y coincidi√≥ con su segunda exesposa, Kris Kardashian. Tambi√©n coincidieron en el vestido. Parece un problema menor… En Estados Unidos se calcula que 700.000 hombres y mujeres han cambiado de g√©nero, lo que no incluye necesariamente cirug√≠a genital. Tampoco Caitlyn se ha sometido a ella de momento. Y no sabe si su vida mejorar√°; pero ahora, tal y como reconoci√≥ su hijo mayor, Burt: "Cait es mejor persona que Bruce". Y duerme mejor.

24 mayo 2017

Hannah Montana es una marrana

Lejos de moderar su idilio con la pol√©mica, la cantante Miley Cyrus parece empe√Īada en una huida hacia delante siguiendo el esc√°ndalo que, por el momento, le est√° generando jugosos r√©ditos publicitarios y econ√≥micos. Consciente de ello, la ex estrella de Disney metida en la piel de la angelical Hannah Montana en sus a√Īos de adolescencia ha empezado a dosificar sus golpes de efecto con vistas a generar el mayor impacto posible.


Este jueves se estrena el v√≠deo de Adore you, el tercero del √ļltimo disco de Cyrus, Bangerz, que promete dar mucho que hablar, a tenor de los teasers o adelantos que ha dejado caer la joven en su cuenta de Instagram. Con un acabado que, deliberadamente, pretende imitar la imagen de los v√≠deos sexuales de las estrellas (como es el caso de los que protagonizaron Paris Hilton y Kim Kardashian) que luego se filtran en internet.

En el primero de ellos, colgado hace unos d√≠as, Miley aparece debajo de unas s√°banas ataviada con un sujetador transparente que deja entrever sus pezones. Apenas unos segundos y un r√°pido movimiento de c√°mara que no es que resultasen especialmente chocantes, despu√©s de las m√°s que expl√≠citas sesiones fotogr√°ficas de la cantante junto al porno-fot√≥grafo Terry Richardson. Por no hablar del v√≠deo de Wrecking Ball, el segundo de este Bangerz, donde aparec√≠a desnuda sobre una bola de demolici√≥n y lamiendo un martillo. O, incluso, con el detonante de su √ļltima transformaci√≥n l√ļbrica: su actuaci√≥n en la gala de los premios VMA de la MTV, donde se restreg√≥ con un baile twerking con Robin Thicke y se frot√≥ la entrepierna con un dedo gigante de gomaespuma. El √ļltimo cap√≠tulo por el momento fue su paso por los premios EMA, tambi√©n de la MTV, en Amsterdam el pasado mes, donde se encendi√≥ un porro en directo.

Pero el vídeo colgado ayer apunta un nuevo capítulo en su historial de provocación. De nuevo bajo las sábanas, la cámara, acaso de un teléfono móvil, se mueve rápidamente hasta que enfoca como su mano se desliza sobre su ropa interior, hasta que llega al pubis, en lo que parece ser un amago de masturbación. Si el contenido final del vídeo irá mucho más allá de estos adelantos o quedará quemado con estos tráilers se conocerá sólo el próximo día 26.

En los adelantos de ‘Adore you’, Cyrus simula protagonizar un v√≠deo sexual privado.

05 abril 2017

Givenchy la moda para hombre

El secretario de Energ√≠a brit√°nico, Edward Davey, fue objeto de burla el oto√Īo pasado cuando, tras el incremento del 10% en el precio del combustible, sugiri√≥ que la mejor manera de afrontar el fr√≠o era ponerse un jersey. Parece que el mensaje que quiso transmitir fuera que el calor es meramente una cuesti√≥n de elegir la ropa adecuada al clima. "¡Evidentemente!", fue la respuesta de los expertos en moda, para quienes esta prenda ha sido la estrella de los dos √ļltimos inviernos, desde que apareciera uno con una cabeza de perro (un rottweiler gru√Ī√≥n que saca la lengua) en un desfile masculino de Givenchy.


A partir de entonces, Riccardo Tisci, su director creativo, ha sido el dise√Īador de referencia de todo aquel que quisiera ir a la √ļltima. El motivo principal de esta temporada es el cervatillo, un Bambi no muy inocente. Se cre√≥ una versi√≥n mini para North West, el beb√© de Kanye West y Kim Kardashian, a quien, por otra parte, hemos visto con uno de Tisci estampado con flores de ave del para√≠so. La tendencia de este invierno es la sudadera grande de algod√≥n, confeccionada con tejido high tech, o el genuino y grueso de lana, combinados tanto con falda de vuelo hasta la rodilla como con pantal√≥n. El look falda de patinaje y top aporta, adem√°s, un toque retro.

Entre las marcas m√°s estilosas que han dise√Īado diferentes variaciones del jersey femenino del siglo XXI est√° Kenzo, cuyo top de nubes se ha convertido en un √©xito superventas. Balmain y Lanvin tambi√©n, aunque no se han visto muchas de sus propuestas deportivas en las colecciones principales de la pasarela. La mayor√≠a se han colado en l√≠neas m√°s peque√Īas de tipo resort, o se han ofrecido directamente a compradores. Otros pertenecen a marcas filiales como McQ, la l√≠nea joven y urbanita de Alexander McQueen. Entre sus creaciones est√° un top con una bandada de p√°jaros de aspecto siniestro.

Las perspicaces empresas fast-fashion (cadenas de moda barata que siguen las √ļltimas tendencias) se han unido a la moda. Sin duda es algo positivo, ya que los dise√Īadores cobran precios astron√≥micos por lo que antes se consideraba ropa deportiva y de fin de semana. Si se accede a Net-a-Porter se puede ver que un jersey de firma cuesta entre 1.450 y 2.200 euros. El top de Bambi de Givenchy, en neopreno, sale por 1.000 euros y est√° agotado en casi todo el mundo. El de fieltro de 3.1 Phillip Lim asciende a 690 euros y el de Christopher Kane con estampado de esc√°ner cerebral casi podr√≠a considerarse una ganga a 350 euros. Las sudaderas de lujo empiezan a partir de 110 m√≥dicos euros.

¿C√≥mo ha pasado el jersey de ser de cachemir y tener clase a convertirse en una prenda tosca, ruda y andr√≥gina? Los de hoy en d√≠a no distinguen entre g√©neros e identidades. Sus formas desali√Īadas dan a entender que no han sido dise√Īadas pensando en una mujer tradicionalmente femenina ni en sus curvas. Est√°n a a√Īos luz de los de punto de los a√Īos 50, suaves y c√≥modos, que se ce√Ī√≠an al cuerpo. Sin embargo, los modernos suelen combinarse con prendas convencionales, como faldas de vuelo o plisadas, algunas largas y ligeramente transparentes. Los pantalones son estrechos y nos recuerdan a la imagen de Marilyn Monroe con un jersey grueso y pantalones pirata ajustados.

En definitiva, la verdadera diferencia reside en que con el look actual no se evoca una feminidad pueril clásica. Son jerséis para mujeres, no para chicas. A partir de ahora, animamos a los hombres a seguir el ejemplo.

12 marzo 2017

Vestido de Gucci con cuerpo de malla transparente

¿Hay ‘mil y una noches’ para ponerse un vestido de Gucci con cuerpo de malla transparente y falda con un motivo Art D√©co ampliado digitalmente? La clientela glamurosa a quien parece que van destinados los dise√Īos de Frida Giannini tiene probablemente cientos de oportunidades para vestirse de gala. Se trata del tipo de gente que piensa que la moda de los 80 era demasiado discreta. Sin embargo, puede que s√≠ les guste el tono deportivo que predominaba en la colecci√≥n de primavera de 2017 de Gucci: camisetas enormes, chaquetas bomber de ante, pantalones de jogging de seda, tops de malla y bolsos con asas negras de bamb√ļ y flecos de ante. 

Raras veces se han visto prendas deportivas tan grandes y atrevidas. Es una l√°stima que no hubiera dise√Īos ce√Īidos, aunque s√≠ piernas bien torneadas por las aberturas de los vaporosos vestidos.

"F√≠sicos et√©reos". As√≠ calific√≥ la dise√Īadora la tem√°tica de su colecci√≥n. En el backstage mencion√≥ a Ert√©, seud√≥nimo de Romain de Tirtoff, creador de las caracter√≠sticas ilustraciones representativas de los a√Īos 20 y los conjuntos para el baile Las mil y dos noches de Paul Poiret celebrado en 1911. ¿Qu√© aport√≥ todo ese contexto hist√≥rico a esta l√≠nea? Colores maravillosos, vivos e intensos, aunque oscuros (al menos para un desfile de primavera). Los tonos naranjas y rosas de los estampados abrieron paso a los morados, verdes y amarillos.

Frida Giannini ha pasado por otros episodios de inspiraci√≥n hist√≥rica, algunos de ellos brillantes, otros no tanto. Este desfile pertenece a la segunda categor√≠a, ya que las prendas necesitaban l√≠neas precisas, no esa vaporosidad escurridiza, para que los estampados cobraran sentido. Adem√°s, un enfoque tan oriental, con mangas de quimono y siluetas alargadas, recordaba a un disfraz. Quiz√° el estilo deportivo y el atuendo de c√≥ctel no combinen demasiado bien. Incluso el cliente m√°s extravagante admitir√≠a que ya es hora de que se deje de ense√Īar el sujetador.

Mientras tanto, el montaje del desfile de primavera de Givenchy inclu√≠a una nube de gases nocivos que emanaban de coches en llamas amontonados en el centro de un gran auditorio. ¿Qu√© ten√≠a esto que ver con la marca? Esta excepcional colecci√≥n, con la que se cumpl√≠a casi una d√©cada desde que el dise√Īador Riccardo Tisci llegara a la firma, es lo que el sector de la moda denomina direccional: comienza una nueva trayectoria que puede calificarse como √©tnica hipermoderna.

Ha vuelto a plasmar el crisol de culturas. "Es una confrontaci√≥n entre la japonesa y la africana. He trabajado con pliegues, drapeados y colores de Madame Gr√®s que me han recordado a √Āfrica de un modo rom√°ntico, mezclados con la elegancia y fragilidad de Jap√≥n", declar√≥ en el backstage.

¡Vaya mezcla! ¡Menudo desfile! Incluso quitando el mont√≥n de coches humeantes y la en√©rgica m√ļsica africana en directo, est√° claro que Tisci tiene mucho que decir. El vocabulario de la colecci√≥n inclu√≠a tejidos drapeados en beis y terracota que se abrazaban a las curvas del cuerpo, acompa√Īados de sandalias planas y un maquillaje a modo de m√°scara enmarcado con joyas. Tambi√©n destacaba por lo que se echaba en falta: los estampados floridos de la pasada temporada y las extra√Īas camisetas con crestas que llevaban los fans mientras, fuera del desfile, alzaban sus m√≥viles para hacer fotos a Kanye West y Kim Kardashian.

Conforme el enfoque de la colecci√≥n se adentraba en √Āfrica, sigui√≥ el drapeado, aunque con tejidos m√°s gruesos y de colores vivos, bronce brillante, verde guisante, amarillo con un destello tribal y rojo ardiente, que eclipsaban los tonos marr√≥n tierra de los vestidos de noche hasta el tobillo. A punto de cumplir su primera d√©cada en Givenchy, Riccardo Tisci est√° demostrando el poderoso impulso que ha aportado a la marca.